Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

CULTURA DEL CAMBIO: Después de la tormenta llega la calma

El Covid-19 paró en seco la agenda social y la actividad profesional para invitarnos a ver la vida con pausa y sin filtros. Esta tormenta sanitaria ha sido y aún es una amenaza, con la triste factura de quienes se han quedado en el camino. Al mismo tiempo, también puede y debe ser una oportunidad para pensar en el cambio y para considerar lo que ya era evidente: el modo en el que vivimos y trabajamos reclama más calma, control, salud, sostenibilidad y eficiencia.

Ninguna filosofía o sistema de trabajo resiste inalterable el paso del tiempo. Los modelos y estrategias que durante años han aportado crecimiento pueden ahora convertirse en un lastre para continuar avanzando. La clave del progreso está en reconocer cuándo ha llegado el momento de gestionar un cambio y de escoger correctamente un nuevo modelo de trabajo. 

Esta crisis ha evidenciado más aún el problema y también ha puesto en valor todavía más su solución. La velocidad sin control, el estrés negativo, la multitarea, el desequilibrio emocional, el despilfarro o la mediocridad como norma son elementos tóxicos para la vida y para la odontología que estaban antes de la pandemia y que amenazan con volver cuando el miedo o la cautela bajen la guardia y cualquier virus intente, de nuevo, convertirlos en sus mejores aliados. 

Se impone una reforma de los principios de actuación y de la manera en que se entiende la odontología, el trabajo en clínica y la vida. 

Cuando hablamos de cambiar, el método ‘ensayo y error’ no es la mejor elección para introducir mejoras en ninguna organización. Si de verdad queremos aprovechar el nuevo escenario para generar un cambio hacia una mejor Odontología o una mejor versión de nuestra actividad profesional, se debe generar una cultura de ese cambio en las personas, en su forma de pensar y en la forma de entender el trabajo que juntos realizan.

5 acciones hacia la cultura del cambio

Estas son algunas acciones básicas para contar con el máximo apoyo de nuestro equipo y crear, desde el principio, un sentimiento de urgencia y oportunidad real en la necesidad de introducir una cultura del cambio que nos lleve de la tormenta a la calma:

Haz visible tu visión.

Es sumamente importante compartir y hacer entender la visión a todo el equipo. De nada sirve un equipo que trabaja sin rumbo, sin saber a dónde quiere llegar o sin tener objetivos definidos. Es importante explicar por qué hace falta un cambio y a dónde se desea llegar.

Para ello es importante:

– Redacta un plan estratégico y el lugar al que se desea llevar a la organización.

– Asegúrate de que todo el equipo es capaz de describir la visión y de que no solo la entienden, sino que la comparten.

Construye en equipo

El cambio es un proceso enormemente difícil cundo se emprende solo. Por eso es importante buscar en nuestra clínica personas y profesionales que se unan a nuestra misión, y la enriquezcan y fortalezcan aportando sus distintas formas de entender su experiencia, su formación y su personalidad. 

Para ello es importante:

Otorga importancia a las personas y capacítalas para ser autosuficientes e importantes en la organización.

Fomenta la heterogeneidad. La sinergia de personalidades y cualidades diversas, cuando son bien gestionadas, aportan la mayor cantidad de beneficios en el trabajo en equipo.

Comunica más

El cambio no debe ser algo abstracto, sino que se debe convertir en un factor lo más tangible posible. El cambio debe permanecer, a través de todo el equipo, constantemente vivo y presente.

Para ello es importante:

– Habla de tu cambio siempre que tengas ocasión.

– No limites el cambio a un enfoque puramente filosófico. La cultura del cambio puede y debe estar presente en la forma de actuar, en los procedimientos operativos y en el servicio que prestamos.

Supera los obstáculos

El cambio hacia un nuevo modelo de trabajo no está exento de obstáculos. Encontrarás inconvenientes en ti mismo (limitaciones personales, miedos, dudas, incapacidades), en tu equipo (resistencia, falta de formación, falta de motivación) o en tu entorno (mercados estancados, competencia desleal, falta de innovación, recursos escasos). Es importante saber identificar esos obstáculos y eliminarlos para garantizar el buen transcurso.

Para ello es importante:

– Ayudar a las personas que no creen. Hay quienes necesitan más evidencia antes de entregar todo su potencial. 

– No tener miedo a eliminar o esquivar obstáculos. La pasividad es la peor amenaza para cualquier intento de cambio.

Celebra y comparte.

Un buen plan de cambio bien gestionado suele aportar un exitoso inicio y altas dosis de satisfacción con los primeros objetivos conseguidos, y el consiguiente excelente ambiente laboral. Se debe, a través de la disciplina y la objetividad, encauzar esa alegría hacia el esfuerzo y hacia la constancia conjunta.

Para ello es importante:

– Motiva hacia el esfuerzo y reconoce la contribución individual y colectiva.

– Da ejemplo de trabajo y compromiso después de cada avance y triunfo. 

Conclusión

Cambiar es un proceso continuado que no da opción. En el actual ritmo de evolución del mundo y de la odontología, o cambias y te adaptas al entorno, o te anclas y te excluyes. Cambiar no es sencillo, pero cuando se hace en equipo y los beneficios del esfuerzo son evidentes… siempre hay recompensa.

El éxito de cada uno de nosotros dependerá de la aplicación en su ejercicio profesional de una filosofía, enfoque clínico, sistema de gestión, organización y modo de acción que responda a una cultura única compuesta por distintos factores políticos, culturales, sociales, técnicos, económicos y/o personales.

A la espera de nuevas vacunas, quizá la mejor medicina hoy sea introducir de verdad una cultura del cambio en la odontología, una adaptación oportuna a las circunstancias y una visión mucho más Slow. 

Artículo publicado en el nº 44 de la Revista “Dentistas” del Consejo de Dentistas de España en Julio 2020. Consulta la publicación original aquí.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

También puede interesarte...

A contracorriente

Se habla mucho en todo tipo de empresas y sectores acerca de ser disruptivo, de interrumpir el statu quo o de la

Suscríbete al blog

Entradas más leídas

La gestión como solución

El éxito de nuestra clínica, hoy en día, no solo depende de nuestra habilidad técnica, sino también de una excelente gestión.