Este San Valentín te propongo algo distinto: fomenta el amor también en la odontología.

Este artículo es para ti, estimado dentista. Pero sobre todo es para ti, estimado paciente. Porque hay excelentes dentistas y excelentes pacientes esperando a encontrarse, en un mundo en el que el exceso de oferta, la publicidad desmesurada, la competencia desleal, las prisas y la incitación al consumo constante dificultan seriamente que ese encuentro se produzca.

El rechazo al dentista ya no es trendy, no es tendencia, no se lleva y está pasado de moda. Te animo a que tengas una ‘first dates’ con un dentista que te demuestre cómo la odontología puede ayudarte a enamorarte aún más de tu vida. No hay amor sin sonrisas y somos precisamente los dentistas los que te ayudaremos a que éstas brillen como nunca.

El speed dating no debería tener sitio en la odontología. Si buscas seguridad, si buscas excelencia e incluso si buscas ahorro… aléjate de las prisas. El modelo fast food aplicado a una clínica dental… es de todo menos saludable para ti y tus dientes. Una entrevista, una exploración minuciosa, un estudio completo… todo requiere su tiempo y su calma. ¡Más Slow!

 

¿Qué es la ‘first dates’ en el dentista?

La primera cita equivale a una primera impresión y, por tanto, se convierte en un momento decisivo en la relación entre el paciente y el dentista. En la primera visita no sólo somos nosotros los profesionales quienes evaluamos y diagnosticamos al paciente, sino que también somos a su vez analizados y juzgados por el propio paciente.

Por tanto, como en toda primera cita, el éxito y objetivo es muy sencillo: que haya una segunda vez. Sólo así es cuando se construye el amor verdadero, cita tras cita, éxito tras éxito.

 

¿Dónde está tu media naranja?

Sí, lo has notado. Ya hay casi más clínicas dentales que bares, y es difícil elegir. Encontrar un dentista de confianza puede ser algo tan complejo como sencillo. No apuestes con tu salud. El propio Consejo de Dentistas de España recomienda valiosos consejos para elegir dentista.

La publicidad invade nuestras vidas. Es un recurso excelente, nos pone en alerta, nos despierta la conciencia e incluso nos anima… pero no olvidemos que al menos en la odontología, no hay publicidad que pueda generar el amor que sí consigue el boca-oreja y las recomendaciones de otros pacientes.

 

¿Qué debe suceder en la primera cita?

Las tres acciones principales en una primera cita son un diagnóstico certero, un buen plan de tratamiento y una presentación eficaz del mismo.

  • Diagnóstico

La conversación es la clave de la cita. Recuerda lo más importante de una primera cita: dos personas que se quieren conocer. Para poder elaborar un buen diagnóstico es fundamental conocer al paciente, tener en cuenta su opinión, entender su forma de pensar y sus necesidades; es decir, conocer la psicología que determinará la relación.

La exploración bucodental debe ser también minuciosa para no pasar por alto ningún detalle, y es conveniente que las pruebas diagnósticas incluyan toda la información que asegure el correcto estudio del caso y la presentación de la mejor opción de tratamiento.

  • Plan de tratamiento

El diagnóstico va siempre seguido de una reflexión y plan de tratamiento. Establecer una secuencia clara y ordenada de cada fase de tratamiento nos ayudará a reducir riesgos, a acelerar los procesos y a ser más eficientes. La odontología es un trabajo en equipo en el que para que surja el amor hay una serie de profesionales que trabajan en equipo: recepcionistas, auxiliares de clínica o higienistas bucodentales, entre otros. Y en ese equipo el paciente es también parte implicada en su propio cuidado y mejora.

  • Propuesta

La primera cita finaliza con la presentación de una propuesta de tratamiento o de cuidado preventivo, y con la invitación a una segunda cita. La conversación debe ir orientada hacia el diagnóstico, el problema y sus posibles soluciones, las ventajas y riegos de cada una, la manera en que esos riegos van a ser eliminados o minimizados, y cuál es la mejor estrategia para ti.

Recuerda con quién es tu “first dates”: con el dentista. Encuentra un dentista que te escuche con calma y que entienda que hablar contigo es el tiempo más rentable y mejor invertido para comprender quién eres, qué buscas y qué necesitas. Si bien durante tu primera cita es con el dentista con quien debes pasar la mayoría del tiempo, también es lógico que los aspectos financieros u organizativos de agenda los trate otro profesional.

 

Confía en el amor en la odontología

Si has tenido una mala experiencia en una clínica dental, es comprensible que pueda sentar precedente, pero no debería sentar cátedra. Un desamor se puede solucionar con un nuevo amor.

Si buscas un dentista para toda la vida… invierte tiempo para buscar el adecuado. Búscalo sin prisas y asegúrate de encontrar uno que tampoco las tenga contigo.

Estos consejos probablemente no aseguren el amor a primera vista ni el amor eterno, pero seguro que aumentarán la probabilidad de que encuentres el dentista que mereces, dispuesto a que te beneficies de su pasión y conocimiento. Espero así te enamores tú también de la odontología.

 

Si estás enamorado de la Odontología y te identificas con este artículo… no dudes en compartirlo para que tus pacientes y otros colegas lo lean.