Hace unos días me entrevistaron en ‘La Brújula’, el programa informativo de Onda Cero, a colación de los datos de un interesante estudio sobre la satisfacción laboral realizado por profesores del IESE Business School y Eurofirms.

Estos son 5 datos contundentes extraídos de los resultados obtenidos de las más de 6200 entrevistas realizadas en el estudio ‘Excelencia y valores’:

  • El 70% de los españoles con un contrato indefinido dicen no ser felices en su trabajo.
  • El 60% no recomendaría a un amigo trabajar en su empresa.
  • Un 24% de los trabajadores afirma que la calidad de su empresa es tan deficiente que no satisface las necesidades ni de los clientes ni de los propios empleados, elementos que están directamente relacionados.
  • Solo 3 de cada 10 consideran excelente la compañía para la que trabajan.
  • El 89% de hombres y el 80% de mujeres con contrato fijo piensan que la gente enferma por estrés en su empresa.

Triste e incluso grave. Personalmente, estas cifras no hacen más que confirmarme la imperiosa necesidad de cambiar la forma en la que se hace empresa, se emprende o se trabaja.

“Si no estamos contentos es muy difícil que podamos prestar excelencia, satisfacer y enamorar a clientes. El primero al que hay que convencer y cuidar es al equipo”.

Hace falta activar un modelo más Slow. Hace falta más calma, control y humanización. Hacerlo así no implica menos resultados, éxito o crecimiento. Muchos pasamos un tercio de nuestra jornada trabajando. Resulta muy triste renunciar a ser feliz durante tanto tiempo de nuestra vida.

Puedes escuchar un extracto de la entrevista en este vídeo

 

Las personas y el orgullo de pertenencia y la gestión Slow

Comparto aquí cinco conceptos de Gestión Slow para cuidar de lo más valioso de cualquier empresa: las personas.

  1. La remuneración económica es siempre importante: Un profesional debe estar siempre satisfecho y saber que el progreso de la empresa le deparará un progreso personal.
  2. No todo es dinero, existe también un salario emocional: Hoy cobran cada día más importancia cuestiones como conciliar la vida personal con la laboral, crear cultura corporativa, generar una actitud ganadora o mejorar las relaciones entre compañeros.
  3. Implementar un plan de desarrollo profesional: Las personas valoran cada día más la posibilidad de crecimiento profesional, el incremento de su nivel de responsabilidad y atribuciones, la participación y asignación de proyectos interesantes, el aumento de su capacidad de decisión o formar parte de un equipo importante.
  4. Gestionar el talento persona a persona: Es importante escuchar a cada persona de forma individual para conocer sus inquietudes y garantizar su satisfacción y su compromiso.
  5. Cuidar las relaciones personales: En la mayoría de ocasiones el talento no se va de las empresas, se va de sus jefes o compañeros. Un alto porcentaje de las personas que abandonan voluntariamente la empresa lo hacen por una mala relación.

Mucho se habla de la tecnología y de la economía. Si bien, siendo recursos necesarios, hoy más que nunca el éxito de cualquier empresa se encuentra en el talento y compromiso de quienes las componemos.

Rodearse de personas felices en el trabajo no solo es posible, es además bien recomendable.

———————————————————

Si te ha gustado este contenido, puedes compartir el contenido en tus redes.

Si te apetece leer más sobre este enfoque slow en el emprendimiento y en la vida, puedes suscribirte al blog de Primitivo Roig dejando tu email aquí.

Nombre
Email