sobre mi

"Hablar de mí mismo y exponerme en lo personal supone salir de mi zona de confort, me hace sentir incómodo y me pone a prueba. Y eso me gusta".

sobre mi

"Hablar de mí mismo y exponerme en lo personal supone salir de mi zona de confort, me hace sentir incómodo y me pone a prueba. Y eso me gusta".

No es casualidad que la paella y el helado sean mi menú ideal. Mis abuelos maternos eran agricultores de arroz y los paternos heladeros artesanos, ambos en Sueca.

Los dos primeros años de mi vida los paso en la casa del médico de Bicorp, un pueblo de 800 habitantes donde mi padre era el médico rural. Ese lugar entrañable y su gente programaron mi corazón para latir en calma.

El resto de mi infancia transcurre con mi hermana en una casa consultorio en Valencia, donde mi habitación conectaba con un gabinete dental, la cocina con una sala de espera y mi “canguro” era el paciente que esperaba a ser atendido.

Mi adolescencia gira en torno a la equitación, mi gran pasión juvenil. Lo que me ha enseñado un caballo ha sido mi mejor doma: respetar, comunicar sin palabras, conectar, empatizar y trabajar en equipo.

Mi padre se hizo dentista por mi madre. Él tuvo serios problemas en los ojos y pensaba ser oftalmólogo, pero mi madre le dijo “ojos hay dos y dientes treinta y dos, nunca te faltará trabajo”. De esa fusión viene mi vocación por la asistencia sanitaria y mi creatividad para el business.

He vivido en ciudades como Madrid, Oviedo, Los Ángeles, Roma o Ginebra donde he aprendido de algunos de los mejores profesionales del mundo, tanto de la odontología como de la gestión empresarial.

Desde muy joven he tenido la oportunidad de dar conferencias en algunas de las universidades más prestigiosas. Este éxito prematuro no ha estado exento de un esfuerzo titánico ni de un ritmo desmesurado. Y así es como la vida trajo mi travesía más dura: la necesidad de aprender a ralentizar, equilibrar, respetar mi latir lento y al mismo tiempo… continuar avanzando y progresando en los compromisos y objetivos. Fui investigando y desarrollando conceptos hasta que me encontré con la filosofía slow, la cual adapto a mi trabajo como dentista y como emprendedor. Encuentro el equilibrio en mi familia, lo más bello.

Disfruto de trabajar con un equipo de ensueño y de rodearme de amigos y buenas personas. Admiro los valores y los hechos por encima de los grados y las palabras. La honestidad, la verdad, la humildad, la transparencia, el coraje, el brillo en los ojos y la pasión me parecen el mejor currículum.

Tengo manías inconfesables, no creo en la suerte y sin embargo la tengo: mi suegra es una bendición.

Nunca me han seducido los lugares abarrotados ni los caminos llenos de pisadas. Me agobia la multitud, me ruboriza el elogio, aunque me gusta, y entiendo la crítica como una estupenda oportunidad. No pienso dejar de recordar que cuanto más sabes, más te queda por aprender. Ahí fuera hay alguien que puede darme la lección de mi vida. Ir siempre a contracorriente me aporta infinidad de ventajas y problemas, experiencias únicas gracias a las cuales hoy tengo algo que compartir.

Empiezo a peinar canas, he escrito un libro, tengo un hijo, he plantado un árbol... y ahora comienza lo mejor.

“Empiezo a peinar canas, he escrito un libro, tengo un hijo, he plantado un árbol... y ahora comienza lo mejor”.

Espero te sea de utilidad este blog, te animo a compartir su contenido y a hacerme llegar tus ideas.
Si quieres conocer mi currículum, mi trayectoria profesional o mis proyectos, puedes encontrarlo aquí.

facebook
instagram
linkedin
youtube
facebook
instagram
linkedin
youtube